BlogKréalo!

20 de mayo de 2019 publicado en

La guía para elegir focos empotrables

La guía para elegir focos empotrables

Piensa en una casa. Lo más seguro es que, en algún punto de una habitación, un pasillo, etc. haya focos empotrables. Cuando están bien elegidos, el conjunto con la decoración es genial. Pero cuando no…

Mejor no hablemos de lo negativo, porque en Krealo vamos a mostrarte la guía perfecta para saber cómo elegir focos empotrables. ¡Y te vas a enterar de todo para que puedas presumir de conocimientos!

Elegir focos empotrables… Pero, ¿qué son?

La primera cuestión que tienes que tener muy clara es saber a lo que nos estamos refiriendo con focos empotrables. ¿Los conoces? ¿Cómo los definirías?

Son en realidad unas luminarias que se instalan por dentro de los techos y que apenas sobresalen en ellos, de tal manera que se mimetiza y apenas se nota, pero cumple la función de iluminar de manera adecuada.

Hablamos de una lámpara que tiene unas dimensiones muy pequeñas, por lo que normalmente se usa un conjunto de estas para iluminar.

Sin embargo, y como te hemos dicho antes, el hecho de ir dentro del techo y que además sea pequeña tiene sus ventajas. Entre ellas el diseño, el ángulo de luz o los lúmenes que tiene. ¿Quieres que te hablemos de ello? Ten en cuenta que esto también te dará las claves para elegir focos empotrables.

Si te fijas en esto acertarás a la hora de elegir focos empotrables

Llegamos a lo que estabas esperando, que te dijéramos cuáles eran las claves para conseguir acertar con la compra de tus focos empotrables.

Según nuestra experiencia sabemos que eso pasa por tres elementos importantes:

El diseño de los focos empotrables

Cuando hablamos de diseño de los focos empotrables no podemos evitar pensar en que dependerá de lo que nos guste, si queremos que se vea, si no, si tiene marco, si no, si hay algún diseño especial, etc. Todo eso influirá en la forma en que veas el conjunto de la decoración de ese espacio, pero indirectamente también en otros aspectos importantes como el ángulo de luz.

Por ejemplo, un foco con la luz incrustada, hará que su ángulo de luz sea de unos 120 grados, pero cuando la bombilla de los focos está de manera interior (es decir, metida más profunda, entonces el ángulo de luz puede que no llegue a los 60 grados.

Así, aunque debes elegir un foco por el diseño, también debes considerar la funcionalidad que tendrá o que buscas con ello.

El ángulo de luz con focos empotrables

Esto es algo de lo que, seguro, no te fijas. Tampoco tienes motivos para conocerlo. Pero lo cierto es que, en iluminación, este punto es muy importante.

Por eso te lo contamos. Es un secreto de los expertos de iluminación y ahora lo sabrás tú.

Para que te quede claro, vamos con un ejemplo. Imagina que quieres unos focos de empotrar en el pasillo. Van a ser la única luz que tendrás y optas por unas luces que te han gustado por su diseño. Pero son fijas y, cuando las instalas, te das cuenta de que iluminan poco. ¿Por qué? Es fácil, se debe a que el ángulo de luz es pequeño (normalmente de 60º).

Cuando tienes que iluminar una zona y no va a tener más luces directas o indirectas, es importante que el ángulo de luz sea de 120 grados porque, así, vas a minimizar las sombras que se produzcan y también harás que parezca más amplio de lo que hay.

¿Te ha quedado claro todo?

En resumen:

Amplitud de 60 grados: servirá para resaltar pequeños espacios o para iluminar una zona concreta. Pero necesitará otro tipo de iluminación para conseguir un buen resultado.

Amplitud de 120 grados: para iluminar todo el espacio y emitir una luz general que no produzca sombras (porque las va a hacer desaparecer).

Los lúmenes en focos empotrables

Por último, los lúmenes o lo que es lo mismo, la cantidad de luz de las lámparas o focos. ¿Sabes que también ahí hay diferencia? Por ejemplo, influye en la distancia a la que van a ser colocados. O en el número de focos que deberás colocar ya que, si con un par de ellos iluminas de manera adecuada, ¿para qué poner más?

No queremos liarte mucho así que vamos a ser claros: cuantos más lúmenes tenga el foco o las bombillas, más van a iluminar, y eso se traduce en menos focos empotrables a utilizar.

Dos claves más para iluminar con focos empotrables

No queremos dejar el tema sin antes darte dos claves más que debes saber.

La distancia entre focos empotrables

Esto va a depender mucho del tipo de foco que hayas escogido, y concretamente del ángulo.

Si el ángulo es de 60º, entonces tendrás que colocarlos a una distancia entre ellos de 60-80 centímetros.

En cambio, si el ángulo es de 120º, entonces la distancia debe ser mayor, entre 110-120 centímetros porque cubren más zona aunque se pierde la iluminación de acento (que sí se consigue con los anteriores).

La distancia del techo

Uno de los usos que suelen tener los focos empotrables es en habitaciones donde la distancia del suelo al techo es pequeña, y para evitar que las lámparas puedan molestar a la hora de caminar por la estancia.

Otro factor importante relacionado con estas luminarias es el hecho de que, cuanta más altura haya, menos se recomienda que el ángulo de luz sea demasiado abierto, porque con ello la luz no va a llegar al suelo. Por eso, si la distancia que tienes es de entre 2,40-2,50 metros, lo mejor es escoger ángulos entre 60-120 grados.

¡Listo! Seguro que ahora aciertas en la elección de los focos. Pero si todavía te da cosa o hay dudas que se te plantean, entonces no tienes más que ponerte en contacto con nosotros para que podamos asesorarte en tus compras. Conseguiremos el mejor resultado para ese proyecto que tienes entre manos, y lo mejor es que lo harás con productos de calidad y un asesoramiento profesional y experto. ¿Nos necesitas?

Últimas entradas