BlogKréalo!

15 de octubre de 2019 publicado en

Cómo iluminar en Halloween

Cómo iluminar en Halloween

La noche de Halloween está cada vez más instaurada en España. Son ya muchos los que deciden decorar su hogar para esa celebración y dar una fiesta con su familia y amigos para divertirse. ¿Eres uno de ellos? Entonces seguro que sabes cómo iluminar en Halloween. ¿O no?

No te preocupes, que hoy nos hemos propuesto ayudarte y organizarte esta fiesta para que la recuerde todo el mundo.

Los trucos de iluminación en Halloween

Si estás planeando invitar a tus amigos para vivir una noche con películas de terror, con juegos y sustos, entonces necesitas una iluminación acorde. Y no solo la decoración.

Este es uno de los muchos fallos que se cometen y, para que no te pase a ti, hemos pensado en darte unos trucos de iluminación en Halloween que te van a venir muy bien.

Con ellos seguro que consigues sorprender a los demás. Y lo mejor de todo, que vas a tener un ambiente que recordarás por el miedo que pasaste. ¿Te animas a hacerlo?

1. Bombillas de luz negra

Lo más seguro es que las bombillas de tu hogar y de todas las lámparas sean claras para poder iluminar bien la zona. Pero, para la noche de Halloween, iluminar bien no es el objetivo, sino que la luz sea oscura y tenebrosa. ¿Lo captas?

Para conseguirlo, lo único que tienes que hacer es cambiar esas bombillas habituales por unas de luz negra. No son comunes, y quizá te cueste un poco encontrarlas, pero merece la pena porque el tipo de luz que emiten hará contraste con el blanco y otros colores fluorescentes que hayas usado para decorar tu hogar de cara a esa noche de fantasmas.

2. Usa bombillas que cambien de color

Nos referimos a las bombillas led RGB que son capaces de cambiar la iluminación a tu antojo. De hecho, puedes programar que durante un tiempo la luz sea roja, que luego se vuelva azul, luego amarilla… El objetivo es que, conforme avanza la noche, los colores vayan cambiando y cree una atmósfera que pueda dar miedo de verdad. Es de lo que se trata, ¿no lo crees?

3. Pantallas de papel en las lámparas

Otra opción que tienes para iluminar en Halloween son las pantallas de papel. Lo mejor es que escojas un papel en tonos anaranjados, ya que es uno de los principales colores de Halloween y lo coloques sobre las lámparas, con cuidado de que no den demasiado calor y acaben quemando el papel o provocando un incendio. Necesitas cubrir la lámpara pero siempre dejando un espacio, no colocando encima el papel.

4. Coloca luces en el suelo, no en el techo

Apaga las luces de tu casa y busca luces led, tiras led flexibles o rígidas, o cualquier tipo de iluminación que puedas poner en el suelo. Se trata de que la luz salga de abajo, no de arriba, porque así cuando ilumine a las personas, o a los objetos, les dará un aire más oscuro y misterioso, aunque también pueden asustar. Así que si de verdad quieres ese ambiente de miedo, esto es primordial para conseguirlo.

Eso sí, cuidado con las luces y el paso de las personas, no vayas a ponerlas donde puedan tropezar o donde sean un peligro por cables y demás. Siempre has de delimitar la zona para que no haya accidentes. ¿Lo mejor? Utilizar la decoración junto con las luces, sobre todo para marcar caminos.

5. Crea puntos de luz, pero no muchos

Junto a la decoración, una cadeneta de luces pequeña, una guirnalda de luces, o algo parecido no es una mala idea. De hecho, estará bien porque puedes mimetizarla con la decoración de Halloween que hayas escogido y, con ello, hacer que se vea mejor.

El tipo de luz que debes usar aquí es de resalte, y nunca abusar de ella porque entonces es como si todo el espacio quedara iluminado. Un truco para evitar que iluminen demasiado estas luces es colocarlas escondidas por la decoración o aplicando con papeles de colores tonalidades diferentes.

6. Cuidado con la decoración habitual de tu hogar

Debes cuidar mucho el espacio donde vas a celebrar la noche de terror porque, ¿y si resulta que las paredes están pintadas con gatitos? ¿O si tienes flores?

Si tus paredes, una vez hayas decorado, no parece que ayuden a crear el ambiente, lo mejor que puedes hacer es buscar unas cartulinas o cortinas oscuras y ponerlas tapando esa zona.

En general, con la luz en penumbra no deberías tener problema porque se oscurecerán, pero de cara a las fotos, sobre todo si se usa el flash, puede arruinar el momento. ¿Te imaginas hacer una de malos malísimos y que el fondo salga con una pared rosa chillón? No, no, eso no puede ser.

Lo mismo con los accesorios y elementos decorativos habituales. Todo lo que no dé miedo debe ir fuera por esa noche. Ya tendrás tiempo después de volver a ponerlo y a disfrutar de ella.

7. Busca crear sombras

Es algo primordial porque las sombras pueden asustar y, según cada persona, verán una cosa u otra. Por eso, puedes aprovecharte de ellas porque, por el rabillo del ojo, pueden hacer que esa persona se sienta observada, que sienta que hay algo detrás suyo o mil cosas (no buenas) más.

Por ejemplo, con un tarro puedes meter unas luces dentro y cerrar con papel naranja y negro. Eso producirá algunas sombras oscuras que, sin duda, llamarán la atención. Y cuando pongas varias habrás oscurecido la habitación y creado un ambiente que pocos van a conseguir estar mucho tiempo en ellas sin salir a respirar o a sentir la luz.

Como ves, la noche de los fantasmas con estos trucos de iluminación en Halloween puede ser una de las mejores y lo que queda es recordarla. Aunque no sabemos si lo harás como algo placentero o como algo que te dio terror.

Sea como sea, acuérdate de que, si necesitas asesoramiento para comprar tus bombillas o para temas de iluminación, en Krealo somos expertos y podemos ayudarte.