BlogKréalo!

09 de noviembre de 2019 publicado en

Cómo iluminar tu despacho en casa

Cómo iluminar tu despacho en casa

Cada vez son más las personas que dedican una habitación de sus hogares a tener un despacho o un lugar en el que trabajar. Y cada vez son más las búsquedas sobre cómo iluminar tu despacho en casa para obtener el mejor resultado.

Si te has planteado ese proyecto y necesitas ayuda, en Krealo vamos a darte las claves sobre iluminación de despachos en casa que harán que ese lugar no tenga nada que envidiarle a una oficina. Hasta será al revés.

Iluminar tu despacho en casa con pocos pasos

Un despacho en casa va a tener un objetivo claro: poder trabajar en él. Sin embargo, también puede tener otros usos para la familia, como un lugar de relajación, de estudio, concentración, etc. Lo que sí es necesario es que cumpla una serie de requisitos, como son:

  • Que esté siempre ordenado.
  • Que se destine a elementos relacionados con el trabajo (nada de meter un armario con ropa, se supone que ese es tu lugar de trabajo).
  • Que permita estar concentrado y no haya nada que pueda despistarnos. Esto quiere decir que hay que buscar una habitación donde se esté tranquilo, donde no haya demasiado ruido, donde se pueda incluso cerrar la puerta para que ni te molesten, ni molestes a nadie.

Una vez localices la habitación, nuestra recomendación es que la dejes completamente vacía para poder ver la base que tienes y, con ella, empieces a pensar en cómo iluminar tu despacho en casa y en el mobiliario que necesitarás (que ya te decimos que no debe ser mucho).

Otro aspecto a considerar es el tipo de iluminación natural. Como sabes, siempre es mejor trabajar con luz natural que con luz artificial, y si puedes lograrlo en tu despacho, notarás que tienes una mayor predisposición al trabajo porque, aunque estén los cristales de por medio te nutres de la luz solar y hará que seas más productivo.

Las claves, centrándonos en iluminación, estarán en:

1. La lámpara de tu techo

Dependiendo del espacio que tengas, la lámpara de techo puede ser más o menos ostentosa. Pero debes tener en cuenta que puedes pasar muchas horas en esa habitación, y si la recargas demasiado, al cabo de un tiempo te agobiarás. Por eso siempre es mejor tener solo lo imprescindible. Y, en caso de la lámpara de techo, que sea minimalista.

Con este tipo de lámparas vas a tener una buena iluminación, un diseño moderno, pero que no te haga quedar mirándotela y perdiendo el tiempo por ello. Será más funcional porque se trata de iluminar y ya está.

También puedes optar por un plafón o una lámpara de focos, que si además se pueden mover, podrás orientar la luz hacia la zona que quieres que esté más iluminada (cuidado con las sombras y deslumbramientos, sobre todo de cara al ordenador).

2. La lámpara del escritorio

Lo siguiente a tener en cuenta de cara a la iluminación es la lámpara que tendrás sobre el escritorio. Esto es algo de lo que muchos se olvidan, pero la verdad es que es muy importante cuando se trabaja porque necesitas una luz para los trabajos de mayor concentración, ya sea estar en el ordenador, escribir, leer, etc.

Conviene que la luz ilumine de manera cenital y, a ser posible, por completo, para evitar sombras.

Es decir, no queremos que sea un foco en el punto concreto de los documentos y ya está, necesita también que haya luz en otras partes del escritorio, sobre todo para que tus ojos no se resientan y pasen de mucha luminosidad a sombras.

Tampoco es adecuado poner una lámpara demasiado grande en el escritorio, porque te quitará espacio. Puedes optar por flexos, o lámparas que te permitan moverlas para que ubiques la luz justo donde la necesites. Normalmente, una lámpara de 100 centímetros es más que suficiente, salvo que el escritorio sea muy grande. En cuanto a la luz, busca siempre una que sea cálida y, a ser posible, LED porque calentará mucho menos que cualquier otro tipo de bombilla.

3. Iluminación indirecta

Algo que no muchos toman en cuenta es que, si estás trabajando en el escritorio, con la luz de la lámpara de mesa, y pasan muchas horas, puedes encontrarte con que, cuando levantes la vista, todo esté a oscuras. Por eso, es importante contar con una luz de ambiente, algo que pueda permitirte tener luz, aunque sea tenue, en el despacho de tu casa.

Puedes colocar ese tipo de luces en estanterías, en la pared a modo de decoración, etc. El objetivo es conseguir que haya un ambiente de luz, aunque este no sea suficiente para iluminar, pero sí para que no estés a oscuras.

Los apliques, tiras led, focos, etc. son algunas de las elecciones que puedes considerar para este tipo de luz.

4. Cada espacio de trabajo con su luz

Normalmente, en un despacho, se tiene una sola mesa de trabajo. Sin embargo, puede ocurrir el caso de que compartas tu despacho con otra persona, por ejemplo tu pareja, tus hijos, etc.

Si eso ocurre, debes tener en cuenta que cada espacio debe tener su luz. Es decir, una luz de techo, y una luz de escritorio. De esta manera tendrás la iluminación correcta para cada persona.

En algunos casos, la luz de techo será única para los dos, siempre que ilumine con igual intensidad a ambos, pero si hay sombras, entonces es mejor considerar poner otro tipo de luces (por ejemplo plafones, focos empotrados a lo largo del techo, etc.).

En cuanto a las lámparas de escritorio, cada una será única para esa persona, pero hay que tener cuidado de que la luz de una no incida en el espacio de la otra persona.

Como ves, iluminar tu despacho en casa no será complicado. Aunque puede que sí lo sea elegir los muebles que vas a colocar. Nuestro consejo es que busques muebles no demasiado oscuros, funcionales y que no recarguen demasiado la habitación, sobre todo si esta es pequeña.

Si tienes algunas dudas o quieres hacer tus compras de iluminación con nosotros, no dudes en ponerte en contacto.