BlogKréalo!

20 de diciembre de 2018 publicado en

Cómo iluminar un belén

Cómo iluminar un belén

Dentro de unas semanas la Navidad estará en muchos hogares de todo el mundo. Y cuando hablamos de Navidad, hablamos de los árboles de Navidad y también de los belenes.

Si bien, colocar el belén de Navidad hoy día se está perdiendo cada vez más, aún hay muchos que se animan a colocarlo en los hogares. Sin embargo, tampoco debemos olvidar aquellos que invierten parte de su tiempo en ayudar a montar un belén (bien de una comunidad, de una cofradía, del Ayuntamiento, etc.).

Un elemento importante es la iluminación, ¿sabes cómo iluminar un belén para que resalte y cree el efecto deseado? Nosotros te ayudamos a ello.

Iluminar un belén

Un belén va a estar colocado en el mismo sitio, sin moverse, unas semanas (al menos tres en España). Es por eso que la iluminación ha de plantearse de manera adecuada teniendo en cuenta que habrá un tipo de luz por la mañana, una luz por la tarde, y otra por la noche.

Cuando hablamos de un belén de un hogar, lo habitual es que se utilice la iluminación solo por la tarde-noche, pero el resto del tiempo se basa en la luz solar que entra a través de los cristales (o, en caso de usar luces led, se dejan encendidas todo el día pero sin tener en cuenta los cambios de intensidad y de luz a lo largo de las horas).

Al contrario, cuando hablamos de uno que se expone al público, saber iluminar un belén es muy importante porque afectará a cómo ven los demás nuestro trabajo. Y siempre se quieren recibir elogios por ello.

Por eso, ten en cuenta lo siguiente:

Iluminar un belén por la mañana

Cuando el belén está iluminado por la luz solar, lo normal es que no necesites iluminarlo más, aunque, para darle un toque más acogedor, utilizar luces led cálidas (en el interior de los edificios) puede ser una idea. De todas formas, si lo que quieres es recrear ese lugar como era, por la mañana conviene no darle luz y no reforzarla salvo que el sol efectivamente no llegue a la zona.

En caso de que sea ese el problema, te recomendamos que uses lámparas blancas (dependiendo del tamaño del belén serán con más vatios o con menos). Se trata de recrear un día en el belén, y por eso es importante que haya tonalidades anaranjadas y luz bastante clara.

Para iluminar un belén con luz de día trata de colocar las lámparas de mayor luminosidad en la parte delantera y las de techo más bajas evitando las sombras, por supuesto.

Iluminar un belén por la tarde

Con respecto a iluminar un belén por la tarde, la tonalidad que necesitarás es la anaranjada y rojiza, como si fuera un atardecer. Para conseguirlo, nada mejor que luces amarillas y rojas. Colocas en la parte trasera las rojas y, en los laterales, las amarillas, para simular una puesta de sol que se pone por el horizonte.

También conviene que algunas casas tengan encendidas luces (como si fueran las luces que necesitaban para iluminar los hogares, o incluso el fuego de las chimeneas).

Iluminar un belén por la noche

Finalmente, para iluminar un belén por la noche, que es realmente cuando más va a “brillar”, lo mejor es simular que es noche de luna (para que no quede demasiado oscuro). Para conseguirlo, lo mejor es usar bombillas con luz fría para crear un halo uniforme en el lugar. Ahora bien, en las casas, lo mejor es usar luces led cálidas, simulando la luz de un salón o de una habitación.

También, un recurso de iluminación que puedes utilizar es la luz negra, que, combinándola con blanco, puede simular los reflejos de la luna, sobre todo si el belén tiene un lago o un río. Puede ser un detalle original que, sin duda, dejará sorprendidos a los que se acerquen a verlo.

Un tipo de luz que te puede venir bien si quieres que el belén vaya de una luz diurna a una nocturna son las luces led con reguladores de luz. Eso te permitirá colocar las bombillas y tiras led, luces, etc. definitivas y después solo tendrás que encenderlas y regular según sea de día, por la tarde o de noche.

Errores a la hora de iluminar un belén

Muchas veces, quizá por el hecho de iluminar un belén o de que quede con mucha luz, cometemos errores que hay que tener en cuenta para que no destroce todo el trabajo que se haya hecho. Por eso, aquí van algunos de esos errores:

1. No combinar luminarias. Bombillas, tiras led, luces, led. No hay ningún impedimento para que puedas combinar varios tipos de luminarias. De hecho, deberías hacerlo porque así puedes utilizar los beneficios de cada uno de ellos para dar el mejor resultado a tu belén.

2. Exagerar los colores. A menudo esto suele pasar por la luz de día o la luz de noche, que crea efectos poco realistas de lo que de verdad debería ser. Por eso, para evitarlo, y que no se vea un pueblo real, lo mejor es tratar de imitar como sería de verdad.

3. Cuidado con los tipos de bombillas. Las piezas del belén pueden estar hechas de un material u otro pero, cuando se les colocan luces a su lado, los colores podrían cambiar, no solo eso, también pueden deteriorarse, incluso derretirse. Así que, en todo caso, procura que cada luz esté lo bastante protegida como para no dañar ninguna figura del nacimiento.

4. En el caso del nacimiento en sí, la escena principal de un belén, aunque pienses que debe quedar muy iluminada, en realidad no es así. Ten en cuenta que era un establo donde apenas había luz. Puedes poner una luz tenue, que potencie las figuras que hay dentro, pero no hacer que destaque como si fuera un faro para que todas las miradas se dirijan a ese lugar.

5. No hacer pruebas. Puedes haber pensado que la luz es la adecuada pero, ¿realmente lo es a todas las horas del día y de la noche? Tienes que hacer pruebas para ver cómo se distribuye la luz.

Anticipándote a los errores conseguirás iluminar un belén de la forma más eficiente.

¿Te animas a crear algo así en tu hogar?