BlogKréalo!

30 de mayo de 2018 publicado en

Cómo iluminar bien un escaparate

Cuando vas paseando por una calle, lo que te llama la atención de una tienda no es lo que tiene dentro, sino que se ve por fuera. Y en la mayoría de los casos, hablamos de un escaparate.

El escaparate de convierte en algo así como la primera impresión de una tienda. Si es una buena impresión, hará que los potenciales clientes entren y, quieras que no, piquen con alguno de tus productos.

Sin embargo, si la impresión que da tu escaparate no es buena, entonces va a ser más complicado que los clientes entren en el interior de la tienda.

Aprender cómo iluminar bien un escaparate

Los escaparates se piensa que son solo una forma de llamar la atención con los mejores productos que se tengan. Ahora bien, esto no es tan sencillo. No es solo poner los productos y ya por eso vas a hacer que entren a por ellos, o a por otros. La iluminación juega un papel importante. Y saber utilizarla para tu beneficio es lo que te vamos a enseñar.

Hay una gran diferencia entre un producto atractivo de uno que no lo es. Pueden ser incluso los mismos productos pero, la forma en que se expone, difiere. Entonces, ¿qué hay que hacer para conseguir iluminar bien un escaparate? Te damos las claves:

Las claves para el un escaparate perfecto: La dirección de la luz

La luz en un escaparate puede tener muchas direcciones. Pero con ello no te estamos diciendo que eso signifique que vas a iluminar en todas las direcciones. Has de escoger o combinar algunas de ellas para el mejor resultado.

Entre los tipos de dirección que hay están:

  • Luz cruzada. Se trata de una luz que tiene varias direcciones. Normalmente se usa en escaparates muy grandes porque se ilumina desde el techo y los laterales. Si se quiere conseguir un efecto más dramático o bien algo que suavice el ambiente y la luz en el escaparate, se usa más la luz desde el suelo y los laterales.

  • Puntos de luz. Se trata de pequeños focos, que bien pueden ser empotrables, lámparas o downlights que sirven para iluminar de manera extra o bien para focalizar la atención de los observadores en zonas concretas del escaparate. Esto se suele utilizar sobre todo con objetos o productos que se quieren potenciar, por ejemplo porque sean muy conocidos, estén de moda, se vendan bien, que los escaparates esten bien iluminados etc.

  • Carriles de focos. Lo ideal para la iluminacion de un maniqui. Una de las soluciones que muchos están utilizando son los carriles de focos, una forma de iluminar el escaparate desde el techo y al mismo tiempo orientar y mover los focos del carril para que enfoquen en base a las necesidades que se tengan.

Como iluminar un escaparate y vender mas: Reguladores de intensidad

Al margen del tipo de luz que uses, los reguladores de intensidad son un acierto porque pueden ayudarte a ambientar mucho mejor la escena y a crear un espacio más acorde con el día a día o incluso con la luz natural.

Ten en cuenta que, la luz del sol no alumbra de la misma forma a primera hora de la mañana que a última de la tarde. Si se tienen reguladores de intensidad, podrás decorar con iluminación tu escaparate y, al mismo tiempo, ir regulando la luz conforme la natural vaya perdiéndose o incida más o menos en tu propio escaparate.

¿Qué cantidad de luz es necesaria para iluminacion en las tiendas?

La duda siempre es si ponemos liz cálida o luz fría para escaparates. Una de las mayores dudas de los que tienen que iluminar un escaparate es, sin duda, saber cuánta luz han de poner. Aunque suene mal, debemos decir que no hay que pasarse con la luz, ni tampoco quedarse corto.

Esto quiere decir que, si nos pasamos, provocaremos que la luz deslumbre, que la persona que mire el escaparate se sienta incómoda y no vea los productos y que lo único que quiera es dejar de mirar.

Si nos quedamos cortos, el producto no se va a ver bien, el escaparate puede quedar oscuro y eso no invita a entrar en la tienda porque da una mala imagen.

Tamaño del escaparate

¿Qué lamparas de techo para escaparates? ¿Qué tipo de escaparate tienes?  ¿Uno grande o uno pequeño? Como sabrás, si un escaparate es grande, va a necesitar más luz que uno pequeño. También, uno grande te dará más juego porque podrás crear ambientes y diseños mejores.

Pero eso no quiere decir que no consigas lo mismo en un escaparate pequeño.

Temperatura y Color del escaparate

Algo en lo que no se fijan muchos es en el color del escaparate. Si los techos y paredes son oscuros, van a necesitar más iluminación porque los tonos oscuros absorben la luz. Sin embargo, si son claros, reflejarán la luz y no tendrás que usar tantas luces.

Lo mismo ocurre con los productos; no será igual iluminar un producto oscuro que uno claro.

Ángulo de apertura de la luz

¿Por qué señalamos esto? Los focos para tiendas de ropa son un elemento a considerar. Porque es un punto clave en la iluminación y en la imagen del producto. Verás, el ángulo de apertura de la luz influye mucho en la iluminación del producto pero también en el aspecto que adquiere ese elemento. Y es que se resalta el volumen, la forma y la textura llegando a verse diferente de otros productos que son iguales. Es una percepción visual errónea pero que puede ayudarte a hacer más apetecible ciertos productos.

Tipos de bombillas a usar

En el mercado tenemos muchos tipos de bombillas que podemos usar para iluminar. Y todas ellas pueden servir también en los escaparates. A modo de resumen, tienes:

  • Bombillas incandescentes. Ya no son tan fáciles de encontrar, pero aún hay. Permiten una iluminación general y localizada. Lo bueno es que encienden e iluminan de inmediato y son bastante baratas aunque se gastan en poco tiempo y dan mucho calor, lo que estropea los productos o provocaría accidentes.

  • Halogenuros. Con ellos consigues una iluminación blanca y brillante, con lo que, si tu escaparate ya tiene una luz natural fuerte, has de tener cuidado. Al igual que ocurre con las anteriores, genera mucha calor y el tiempo de encendido es más lento.

  • Fluorescentes. Lo bueno de los fluorescentes es que hay muchos, incluso de distintos colores. Tienen un buen rendimiento cromático pero dos pegas: el coste de mantenimiento y su compra; y el arranque es muy lento. Dentro de los fluorescentes no todos valen porque hay unos específicos que no cambian el color natural del producto y esos son aún más caros.

  • Led. Es lo más moderno y muchos negocios están empezando a cambiar la iluminación por este sistema. Si bien es cierto que es más caro, también es más económico en su consumo y en durabilidad. No da calor (al menos mínima) y no dañaría tanto los productos.

Como ves, iluminar bien un escaparate no es fácil. Pero nosotros podemos ayudarte.