BlogKréalo!

15 de agosto de 2017 publicado en

Errores al iluminar una cocina

Errores al iluminar una cocina

Iluminar una cocina es una de las habitaciones que más complicaciones nos puede dar. La cocina, por el hecho de ser un lugar donde se hacen actividades peligrosas y que requieren una buena luz, necesita de una planificación para que no haya sombras ni tampoco deslumbramientos. ¿Y cómo se consigue eso? Confiando en profesionales y planificando bien la luz.

Lo que no se debe hacer al iluminar una cocina

En la iluminación de cocinas, hay ocasiones en que se cometen errores importantes que pueden hacer que la cocina no sea tan funcional como se necesita. Por ejemplo, ¿has ido a casa de tus amigos y has visto que la han iluminado mucho, y pensado que gastan demasiada luz en esa habitación? Pues, aunque no lo creas, quizá quien está equivocado seas tú porque tu cocina no tenga la luz necesaria para una estancia donde se hacen múltiples actividades.

En muchos casos, los errores habituales de iluminar una cocina suelen ser:

Colocar solo una lámpara en el centro de la cocina

A lo más, una más en la extractora de la cocina, pero nada más. ¿Tienes así la cocina? Ahora ponte en situación. Es de noche, tienes que cocinar y enciendes la luz. Te pones frente a la encimera, con lo cual ya creas una sombra porque la luz del techo no puede traspasarte y además los muebles impiden que tampoco pase por arriba, y te pones a cortar. Lo normal es que, si no estás atenta, te acabes cortando.

Esto es debido a que, en una cocina, no solo debe haber una luz general (que sería la lámpara en el centro), sino que requiere de iluminación puntual, bien debajo de los muebles, bien en las paredes, bien con luces led, bien con focos colocados a lo largo de la línea de muebles, etc.

Sí, puedes pensar que es un derroche, pero también podrías utilizar varios interruptores para encender solo las que necesitas en cada momento.

Puntos de luz en el techo

Si has leído lo de arriba, habrás visto que hemos hablado de focos colocados a lo largo de la línea de muebles, es decir, en la zona del techo siguiendo a los muebles. Esto tiene un problema y es que esos muebles de cocina van a generar sombras en la encimera con lo que no sirven realmente como luz de actividad. Para ello, hay que poner, sí o sí, luz en la encimera, bien en la pared de enfrente, bien bajo los muebles.

Y no, no es una tontería porque hablamos de actividades con peligro al tener un cuchillo, o similar, en las manos.