BlogKréalo!

09 de marzo de 2020 publicado en

Iluminar una nave industrial con estas claves te asegura un buen resultado

Iluminar una nave industrial con estas claves te asegura un buen resultado

Iluminar una nave industrial no es algo que se haga todos los días. Está enfocado a un público emprendedor que decide apostar por su negocio y que necesita de un lugar amplio que solo una nave puede darle.

Sin embargo, nunca se sabe cuándo se puede emprender, ni dónde. Tampoco si alguna vez te pueda surgir un proyecto así. Por eso, si estás pensando en montar una nave industrial, si te han encargado la iluminación de una, o simplemente quieres conocer más sobre el tema, hoy vamos a hablarte de ello.

Iluminar una nave industrial y conseguir el mejor resultado

La iluminación adecuada en una zona de trabajo como puede ser una oficina, o una nave industrial, es determinante para que haya una buena concentración, productividad, eficiencia y un entorno laboral adecuado. No entramos en términos de ergonomía, algo que hay que tener en cuenta en el ámbito laboral para proporcionar el mejor ambiente laboral (y además conseguir muchos beneficios).

Sin embargo, cuando una persona trabaja con la luz ideal para esa actividad, su ritmo de trabajo aumenta, así como su concentración y su motivación. Y eso es lo que has de conseguir en la nave industrial.

Técnicamente hablando, iluminar una nave industrial requiere conocer los metros cuadrados que tiene así como la ubicación de las distintas áreas de trabajo que se llevarán a cabo en ella. Después, cada zona ha de tener una iluminación concreta ya que los espacios para actividades que requieren más precisión necesitarán una iluminación mayor que otras que no lo precisen.

En general, la iluminación de una nave industrial será de:

  • Cuando la nave industrial sea para industrias de alta precisión, las zonas de trabajo más específico (que requieren una luz funcional), estarán entre 1000 y 5000 lux.

  • Cuando la nave industrial sea para trabajos normales, ese área requerirá entre 300 y 800 lux.

  • Cuando la nave industrial se usa para el montaje de piezas o utilización de máquinas, sus necesidades lumínicas estarán entre 1000 y 3000 lux.

  • Si la nave es para almacén, o en las zonas de depósito, entre 50 y 400 lux estará bien.

  • Si hay cámaras frigoríficas en la nave, estas se iluminarán entre 100 y 250 lux.

Sin embargo, queremos dejarte algunos consejos generales que te vendrán muy bien para iluminar de manera adecuada tu nave industrial.

1. Aprovecha al máximo la luz solar

Una de las mejores luces para las naves industriales es la luz solar. Además, la mayoría de naves suelen tener ventanas anchas y altas que permiten la entrada de luz durante muchas horas. Y hay que aprovecharla.

Sin embargo, en zonas como polígonos industriales donde las naves suelen estar pegadas unas a otras, la existencia de ventanas puede reducirse y, con ello, también la entrada de luz solar. Por eso, entre las recomendaciones que te damos están:

  • Trata de mantener las ventanas limpias para que la luz solar que entre sea la mayor posible.

  • No pongas ningún objeto delante de la ventana que pueda entorpecer el paso de la luz.

  • Habrá ocasiones en las que el sol sea demasiado intenso. Cuando eso pase, puedes plantear la colocación de persianas, estores o cortinas para minimizar la entrada de luz y que no repercuta negativamente en el trabajo.

2. Usa la tecnología LED

Iluminar una nave industrial suele hacerse con focos, tubos halógenos y demás luminarias. Pero, debido al ahorro significativo que los Led consiguen, siempre será una mejor opción usar la tecnología Led.

Con ella, consigues ventajas como las siguientes:

  • Aumento de la duración de las luminarias. Al ser más modernas, soportan mucho mejor los golpes, el polvo y otro tipo de percances que las hacen más duraderas.

  • Su ángulo de luz no es 360 grados como puede ocurrir con las luces halógenas o incandescentes, sino que es más determinado, pero se incrementa la eficiencia. Es decir, es posible que ilumine menos a nivel general, pero la intensidad de la luz es más aprovechada y eficiente que con otras luces.

  • Hay un ahorro en el número de luces que necesitas, ya que las Led consiguen iluminar el mismo espacio pero con menos bombillas, o lámparas. Y, al mismo tiempo, al ser más duraderas, no tienes que reemplazarlas en periodos cortos, sino más largos.

3. Mantenimiento

A pesar de que se use la tecnología Led por los beneficios que reporta, y que ya hemos visto, todas las luminarias necesitan de un mantenimiento.

Por ejemplo, limpiar el polvo de las bombillas y lámparas que se puede acumular según los trabajos que se realicen en las naves industriales, o verificar que las conexiones están bien y no se deterioran. Esto ayudará a que las instalaciones de iluminación funcionen perfectamente y obtengas la luz adecuada en cada zona.

4. Cada área con su iluminación

Dentro de una nave industrial habrá espacios diferenciados que necesiten un tipo de luz u otra. Por ejemplo, si la nave alberga una categoría, no será lo mismo la iluminación que se requiera para ver las maderas que se almacenan que la luz para trabajar cortando con una máquina.

Es por eso que hay que tratar que cada área de trabajo tenga la luz más adecuada. Además, han de ser luces homogéneas y que no produzcan ni reflejos ni sombras.

Junto a esto, prestar atención a la cantidad de luz de cada zona, ya que no es lo mismo una zona de paso, que con 20 luxes tiene suficiente luz, que a una zona de más trabajo, donde puede ir de los 300 a los 3.000 luxes (dependiendo del trabajo que se deba realizar en ella).

Finalmente, no debes olvidarte de la temperatura y el color de la luz. Estos dos factores influyen en la persona haciendo que se sienta cómoda o incómoda. Y esto repercutirá en la productividad de la persona.

Según el trabajo que se realice en una zona o en otra, necesitarás un tipo de luz cálida, fría, etc.

5. Iluminación por fases

Imagina una nave industrial. Por naturaleza, suelen ser grandes. Ahora imagina que, un día, solo trabajan dos personas que están en dos áreas diferentes. Sin embargo, en el momento en que encienden las luces, toda la nave industrial queda iluminada. ¿No sería un gasto lumínico sin sentido?

Por eso, nuestra recomendación para ti es que ilumines por fases, con interruptores y mandos programados que permitan iluminar solo las partes que realmente se necesitan, manteniendo apagadas las que no se requieren.

De este modo, conseguirás una mayor calidad lumínica y un ahorro significativo en tu factura de la luz.

Cada nave industrial tiene unas necesidades específicas que requieren de elaborar un proyecto para acotar las áreas y saber el tipo de luz usar en cada espacio. Si tienes dudas, puedes consultarnos, trataremos de asesorarte para que no haya ningún error en tu iluminación.