BlogKréalo!

20 de enero de 2020 publicado en

Cómo iluminar paredes exteriores: la solución perfecta para cualquier hogar

iluminar paredes exteriores

Imagina que sales a la puerta de entrada de tu casa. Quizá es un piso, o un adosado, o un chalé. Está todo oscuro y no ves nada, solo la claridad de la iluminación de dentro te permite ver donde estás.

Eso es que te falta luz.

¿Cómo vas a hacer que un vecino pueda ir a tu casa sin tropezarse? Has de iluminar esa zona y, para ello, una de las soluciones es iluminar paredes. ¿Te explicamos cómo hacerlo?

Dale luz a tus paredes con el arte de iluminar

Si te fijas en muchas casas, la mayoría de ellas iluminan en la parte del techo con luces que permitan ver la puerta y poco más. Pero en realidad hay muchas más formas de hacerlo.

Las paredes, los muros incluso, se pueden convertir en útiles no solo para sostener los hogares, sino también para iluminar. Lo único que necesitas es crear una buena iluminación con ellos. ¿Estás listo?

Antes de nada, debemos centrarnos en las posibilidades de las paredes y ubicaciones. Porque no es lo mismo iluminar paredes de una entrada de un piso, que de una entrada de un chalé. Así, las situaciones en las que te puedes encontrar son:

1. Piso. Si vives en un piso, tu entrada básicamente es la puerta y un poco de pared. Pero nada más.

2. Adosado. El adosado te da más oportunidad de iluminar al tener una entrada que, normalmente, viene después de unas escaleras, rampa, etc. En algunos casos se contará solo con techo y, en otras, paredes y techo.

3. Chalé. Aquí también tenemos varias posibilidades ya que la entrada puede contar con paredes laterales (pero otras veces esto no ocurre y solo se cuenta con la pared que alberga la puerta). En cuanto al techo, ocurre igual, habrá quien lo tenga y quien no.

Dicho esto, ¿te enseñamos formas de iluminar las paredes exteriores?

Iluminar desde el techo

Te hemos comentado algo anteriormente, pero vamos a profundizarlo.

Las luces colgadas del techo (ya sea con una lámpara, un foco empotrado u otra luminaria) pueden ser buenas opciones. Pero no las únicas. Además, ten en cuenta que si colocas una lámpara colgante en el exterior, si es una casa y está a la intemperie, tendrás el problema de que el viento la mueva y pueda romperse.

Lo que sí puedes hacer, es dispersar varias luminarias (focos empotrados, por ejemplo), a lo largo del patio que tengas en la puerta de entrada. Si además sitúas unos de esos focos cerca de la pared, harás que la luz rebote en ella y que te permita tener más luz (siempre que pongas paredes claras).

Iluminar desde abajo

Formando parte de la decoración. Por ejemplo, imagina que tienes plantas. Puedes colocar varias en fila y, entre ellas, unas luces (focos empotrables) que den luz hacia arriba. De esa manera se verá como si formara parte de la composición que has creado y hará que llame la atención. Si no tienes mucho espacio en tu entrada, quizá no sea la mejor opción, pero tranquilo que hay más.

Iluminar combinando

Otra de las opciones que tienes, y quizá una de las más utilizadas en casas adosadas y chalés es la iluminación combinada. Por un lado, colocan luces en la parte inferior de las paredes, muy útil para señalizar un camino.

En caso de que no haya paredes siempre puedes optar por colocarlas en el suelo, sobre todo si hay escalones que subir, a fin de evitar accidentes. Estas luces pueden colocarse en distintos lugares de los peldaños de la escalera.

Después, en la zona de la entrada, en caso de que haya paredes, se colocan en la parte inferior subiendo hasta el techo, o hasta la parte superior en caso de que no haya techo. De esa manera, consigues dar la luminosidad que necesitas.

En algunos casos, utilizan luces de colores para la zona más cercana a la puerta, aunque debes tener cuidado para no hacer pensar que en tu hogar se hace otra cosa (que es un pub o una discoteca).

Iluminar con apliques

Pasemos a otra forma de iluminar paredes. ¿Qué tal con unos apliques? Puedes colocar un aplique a cada lado de la puerta, en caso de que puedas. Si no es así, tendrás que colocar solo uno, aunque te recomendamos que lo combines con otro tipo de iluminación al otro lado (quizá un foco empotrado arriba a abajo).

Los apliques tienen la ventaja de que la luz sale hacia arriba y hacia abajo, creando un efecto bastante atractivo de cara a focalizar la atención en la puerta.

Esto puede servir para pisos incluso, aunque si no tienes demasiado espacio puedes optar por un aplique más grande en la parte superior de la puerta de tu casa (y en la parte inferior de la puerta, a ambos lados, un foco o una luz led que disperse una luz hacia arriba).

Iluminar con luces escondidas

Una de las posibilidades más modernas que nos encontramos son las luces escondidas. Se trata de una iluminación bajo un falso techo, a poder ser enfocada hacia las paredes, dando un aspecto más protagonista a las paredes. Eso sí, te recomendamos que las paredes sean de tonos claros o blanco. El efecto que dará es como si la luz lloviera sobre la pared sin que realmente salga de ella.

En esta opción podemos citar también las tiras led ya que pueden usarse para iluminar sin que haya que hacer una instalación muy grande para colocarlas. Tienes la ventaja de que pueden colocarse sobre el techo y ofrecen una luz adecuada para la zona de entrada o para delimitar una forma (como una pared o un camino).

Ahora que sabes que iluminar paredes también puede ser efectivo, ¿qué tal si empiezas a mirarlas de otro modo? En una nueva entrega te hablaremos de cómo iluminar paredes interiores para conseguir ese efecto dentro de tu hogar. Seguro que puedes aprovecharlas más de lo que lo haces en estos momentos.

¿Te pones manos a la obra?