BlogKréalo!

14 de noviembre de 2018 publicado en

Cómo iluminar un piso pequeño

Cómo iluminar un piso pequeño

Hoy día, vivir en un piso pequeño es el pan de cada día de muchos. Son pisos de pocos metros cuadrados, algunos, la gran mayoría, con la cocina, el salón y el comedor todo unido (y si apuras hasta el dormitorio).

Por eso, la iluminación en este tipo de pisos hay que tenerla muy en cuenta porque, a veces, se falla en ellos y el resultado no es el que se espera en un primer momento. ¿Quieres ver cómo podemos ayudarte a que todo vaya bien?

Cómo iluminar ese piso pequeño y la luz que necesita

Cuando entras en un piso pequeño hay que tener en cuenta muchos aspectos para hacerte una idea de la luz que va a necesitar.

A modo grosso, los aspectos a considerar para iluminar un piso pequeño son:

El tipo de luz que tienes

Muchos de los pisos tienen el problema de la luz natural. Algunos son pisos que tienen habitaciones o ventanas por donde sí les entra el sol, pero otros no tienen tanta suerte y sus ventanas suelen dar a los patios interiores o a edificios que impiden que el sol entre.

Cuando eso ocurre, la iluminación no es la misma en un caso y en otro, hay que cambiar la actuación totalmente. De ahí que, antes de nada, haya que saber la ubicación del piso y la luz que incide en él.

Para saber eso, conviene que vayas al piso por la mañana, al mediodía, por la tarde, y por la noche. Descubrirás las zonas de sombras, las habitaciones donde más sol da, las que menos lo reciben y las posibilidades que puede haber.

De esta forma, podrías ubicar una habitación u otra en base al tipo de luz (y al uso que le des a cada habitación).

Las habitaciones o espacios disponibles

Como hemos dicho antes, hay pisos que son abiertos mientras que otros tienen habitaciones separadas. Esto has de tenerlo en cuenta de cara a la iluminación puesto que no es lo mismo iluminar un espacio abierto (donde todo debe seguir un mismo patrón, o al menos tratar de mantenerlo) a unas habitaciones separadas que pueden tener luminarias diferentes en base a la decoración que se utilice.

Posibilidades de obra

Esto quizá no tenga mucho que ver con la iluminación, pero es importante saber si habría posibilidad de hacer obra (tanto por permisos como por economía) en caso de que se pudiera hacer. Cuando no se tiene más opción, no se puede hacer nada, pero si se puede, entonces hay más posibilidades a barajar de cara a la luz y aspecto del piso.

Ideas para iluminar un piso pequeño

Ahora que tienes en mente esto, toca ponerte a iluminar un piso. Y para hacerlo, debes pensar no solo en las lámparas a usar, sino también en la propia decoración.

Pinta en blanco

Tanto las paredes como los techos deberías pintarlos en blanco ya que este color refleja la luz y, aunque sea poca la que entre en el piso, podrá llevarla a otros lugares. También dará mayor luminosidad y eso es beneficioso para los pisos pequeños.

Suelos claros

Igual que hemos dicho de las paredes claras, los techos también deberían seguir el mismo patrón. No te decimos con ello que los pongas en blanco (ya que se ensucian fácilmente y no es bueno andar siempre con una fregona) pero sí puedes buscar suelos en colores claros.

Muebles blancos o claros

A la hora de decorar, los muebles blancos o en colores claros (marrón claro, beige, etc.) puede servir para darle más luz al piso (y a las habitaciones donde los coloques).

Ten en cuenta que, si el piso es pequeño, es mejor no recargar demasiado la habitación o las estancias con el objetivo de que no se produzcan sombras y, también, de que no haya demasiados objetos en medio.

Distribuye espejos a favor de la luz

Un truco para cuando no se tiene una buena iluminación es la de utilizar espejos. Los espejos te ayudan a llevar la luz a otras estancias a través de su colocación en ciertos ángulos. Esto puede no servir en algunos casos (cuando el sol no incide lo suficiente para conseguir llevar la luz).

Lámparas sencillas

Toca pensar en la iluminación. Y como hablamos de iluminar pisos pequeños, lo mejor es no utilizar lámparas demasiado ostentosas o complejas. En la medida de lo posible, apuesta por lámparas empotradas en los techos, incluso en las paredes, que no quitarán espacio.

Eso sí, también necesitarás algunas lámparas de mesa que harán la función de iluminación puntual y/o decorativa. Busca en estos casos lámparas básicas, a poder ser con colores claros o algunas oscuras para poner algo de contraste en la decoración de tu piso.

Según la estancia que sea, podrás escoger un tipo de lámpara u otra. En la cocina, por ejemplo, igual que en los pasillos, lo mejor son lámparas de techo para que no ocupen. En cambio, para el dormitorio, salón, comedor, etc. podrías tomarte una licencia y utilizar otras lámparas que te servirán también de decoración.

Si puedes, haz obra

Si tienes posibilidad y tu presupuesto te lo permite, siempre que sea necesario, haz obra para modificar aquellos errores que se tengan y mejorar así la iluminación del piso pequeño. Por ejemplo, podrías eliminar las puertas (cambiarlas por paneles móviles), agrandar las ventanas para que entre más luz, tirar paredes para hacer un piso más abierto (tiene sus ventajas y sus inconvenientes), etc.

Da luz al baño con cristales

En un piso, lo normal es que se tenga una ducha y necesitarás una cortina o una mampara para ducharte. Si puede ser, escoge una mampara de cristal que reflejará la luz de las lámparas que se tengan consiguiendo dar más luminosidad.

Iluminar un piso pequeño puede ser fácil, pero también te enfrentas a muchas limitaciones. Por eso, en Krealo, nos ponemos a tu disposición para que, si tienes algún problema o duda, nuestro equipo experto puede ayudarte. Llevamos muchos años trabajando con la iluminación y por eso podemos echarte una mano en lo que necesites. Solo ponte en contacto con nosotros.