BlogKréalo!

16 de diciembre de 2019 publicado en

La iluminación de tiendas de ropa

iluminación de tiendas de ropa

En Krealo somos conscientes que nos visitan muchas personas con trabajos muy dispares. A menudo hasta nos contactan para que les asesoremos en la compra de bombillas o en decoración con iluminación. Y una de las cuestiones que nos preguntan mucho es sobre la iluminación de las tiendas de ropa.

La luz adecuada para una tienda de ropa

Hoy hemos querido centrar nuestro post en las tiendas de ropa porque somos conscientes que la iluminación es muy importante en este tipo de tiendas. Es importante enamorar a los clientes con la ropa pero, según la luz que incida sobre ella, puede salir bien la jugada.

O ser un auténtico desastre.

Por eso, aquí van algunos de los mejores consejos de los expertos en iluminación.

1. Iluminando el escaparate

Empecemos por el escaparate, la zona que más debemos cuidar porque es la primera impresión que se van a llevar los clientes y por la que decidirán si entran o no. Puedes decorar e iluminar de dos maneras diferentes: una, haciendo que también se pueda ver el interior, algo que cada vez llama más la atención y lo utilizan para dar transparencia y para que los posibles clientes vean que lo que hay en el escaparate solo es la primera capa de lo que realmente le vas a mostrar; por otro lado, podrías iluminar y decorar sin que el interior de la tienda se vea, lo cual genera expectación pero debes cuidar de que consigas el mismo efecto tanto dentro como fuera.

Lo que queda claro es que, cuando un escaparate está bien decorado e iluminado, eso atrae a las personas que pasa y acaban entrando. No podemos decirte que lo vayan a hacer todos, pero sí un número adecuado.

Ahora bien, ¿cómo iluminar el escaparate? Pues te recomendamos que lo hagas con una iluminación básica, sin muchas luces ni tampoco impactos en ellas. Ten en cuenta que un escaparate no se verá igual a las diez de la mañana que a las cinco de la tarde o a las nueve de la noche. La luz solar influirá en cómo se verá, y necesitas que la iluminación sea la adecuada a todas horas. Por eso es que usar luces básicas, que eviten deslumbramientos y reflejos, será tu mejor baza.

Esto no quiere decir que no puedas iluminar un poco más ciertas zonas, como la de maniquís u objetos que quieras capten la atención de quien lo mire, pero para ellos elige luces led orientables o focos móviles.

Además, ten en cuenta que, cada poco tiempo, con el objeto de que las personas no se cansen siempre de lo mismo, tendrás que cambiar el escaparate y no puedes estar cambiando continuamente de iluminación, menos si está limitada en cuanto a luminarias.

2. Iluminando los productos

Introduciéndonos ya en la tienda, te vamos a dar un truco de ventas: el 80% de los productos entran por los ojos. Si captas la atención de alguien lo suficiente para que se acerque a mirar ese objeto es porque le interesa y, ya sea que al final lo coja o no, ya le habrás interesado lo suficiente como para que eche un vistazo a tu tienda y mire por si hay otro “enamoramiento”.

Y para conseguirlo, la iluminación puede ayudarte. Es lo que se llama iluminación de acento porque el objetivo es enfatizar esas áreas que quieras destacar o esos productos a los que quieres que la gente se dirija.

Ahora bien, para conseguirlo, te recomendamos que uses lámparas que no vayan a distorsionar los colores o los tonos de las prendas, más que nada porque, al sacarlos de esa luz, por ejemplo yendo a pagar, resulta que dejan de ser atractivos y acaban dejándolas porque no les han convencido una vez las tienen en la mano (¿ves por qué ahora en tiendas de ropa hay prendas dispersas de otras zonas?).

Una de las opciones que tienes para iluminar pueden ser los proyectores Led, en la parte de arriba de las estanterías, o con pequeños leds empotrados en los basares de la estantería. Así potencias esa ropa que quieras que capte la atención.

3. Iluminando en general

Finalmente, no debes olvidar la iluminación general de la tienda. Es importante que la persona se sienta cómoda en la tienda y con luces solo en el escaparate y en los productos no lo vas a conseguir, porque parecerá que solo quieres que se fije en los productos y que te compren.

Con la luz general vas a conseguir: que se orienten, que se sientan cómodos, y que tengan una visión general de toda la tienda. Conviene que la luz sea homogénea para toda la tienda, es decir, que conforme se entre en ella no parezca que se va oscureciendo todo.

En este sentido, cuidado con la decoración, porque las tiendas tienden a tener un efecto cueva de tal forma que necesitas potenciar la luz en la parte más profunda de la tienda frente a la más cercana a la puerta de salida (más que nada porque puede entrar luz natural del exterior).

Una idea que se está llevando a menudo en muchas tiendas era iluminar en el suelo, a modo de camino a seguir, pero no te lo recomendamos porque esa luz puede incidir en los ojos y hacer que moleste, además del hecho de que muchos no quieren pisarlas para no crear sombras. Por eso, lo mejor son focos regulables y luminarias de techo. Las paredes ya las tendrás iluminadas con la iluminación de acento, así que no merece la pena darle más luces.

Como siempre decimos, hay que probar hasta encontrar el punto medio y el que realmente funciona para la tienda. No todas las tiendas de ropa necesitan la misma iluminación, no es lo mismo una iluminación en una calle estrecha con poca luz natural que una tienda de varios metros cuadrados.

Si tienes dudas, y quieres que te asesoremos con el tipo de bombillas, luminarias y, en general, con la iluminación de tiendas de ropa, puedes preguntarnos. Seguro que te ayudamos a crear el mejor entorno para tu negocio.