CRISTAL CHECO

Sección dedicada al cristal checo en la que podrás encontrar octógonos, rosetas , alargos, bolas , primas , plaquetas y almendros de cristal checo

Información adicional sobre el cristal checo

<strong>Cristal checo</strong>

El cristal checo también es conocido como Cristal de Bohemia. Su origen es de la República Checa y, aunque al principio no era un cristal abalorio muy apreciado, hoy día es de los más famosos del mundo, a menudo enfrentado a otro cristal conocido, el de Swarovski o el cristal preciosa.

Las características del cristal checo

Cuando compras un cristal checo lo primero que quieres es que tenga calidad, y en Krealo también tenemos la misma forma de pensar. Este cristal, fabricado por las manos de maestros vidrieros desde hace muchos siglos, es uno de los más apreciados en estos momentos y se utiliza para la decoración de elementos de iluminación como almendros, prismas, y para abalorios como puede ser cuentas de cristal, bisuteria de cristal, comprar bolas de cristal etc... tales como

Pero, ¿cuáles son las características que lo hacen único y por qué comprar estos cristales?

Su composición

El cristal de Bohemia, por ley, debe tener un mínimo de un 24% de óxido de plomo. Esto hace que el índice de refracción de la materia prima sea mayor. Para que te quede más claro, ¿recuerdas cuando colocas un cristal y al darle la luz ésta se divide en varios matices? Pues eso es básicamente lo que ocurre con el cristal checo.

Es incoloro

Otra de las características del cristal checo es que no tienen un color definido, son tan puros que el verdadero color es traslúcido. No tiene ningún matiz de color por lo que, el más transparente, es en realidad el color real de un cristal checo.

Es un cristal que no tiene impurezas

La mayoría de cristales checos no tienen ni una sola impureza. Pueden albergar algún detalle pero es algo que les da autenticidad cuando, en realidad, son únicos.

La sonoridad

Podríamos decir que la sonoridad es uno de los aspectos más llamativos cuando te encuentras con un cristal checo porque se nota cuando le das un simple golpecito y se aprecia un sonido especial. Por supuesto, dependiendo del grosor que tenga, ese sonido será mayor o menor (vibrará menos o más según el grosor y por tanto su sonido será más fuerte, menos y más duradero o no en el tiempo).

Por todo esto nos encontramos con un cristal de Bohemia único que hará que cualquier lámpara de cristal en el que formen parte se envuelva de un halo de elegancia y belleza como solo el cristal checo sabría hacer dotando a todo el lugar de su propia magia. ¿No crees que eso ya es razón suficiente para comprar cristal checo y vestir tus diseños con un toque especial?